LOS CONSEJOS PARA EDUCAR A LOS HIJOS: MÁS QUE UNA AYUDA, UNA NECESIDAD.

A la hora de conciliar trabajo y vida familia, ¿dónde encontramos el tiempo para educar a los hijos?  ¿Existe un método rápido y fácil de asimilar los puntos principales para dar la mejor educación posible a los hijos?

¿Qué es una buena educación?

Podemos reducir que la buena educación es saber decir “hola” “por favor” y “gracias”. Si ese fuera el caso, cómo padres no nos preguntaríamos tantas preguntas. Entonces, entre el temor de ser demasiado duros como nuestros padres y el temor a caer en la trampa de la laxitud o de la educación del “niño Rey”, ¿cuáles son los nuevos principios educativos de hoy?

Quién puede tener la clave del conocimiento sobre la educación de nuestros hijos.  No podemos decir que exista una ciencia exacta,  pero sí hay una línea conductora, un camino que he descubierto con el tiempo.  Cómo padres, tenemos la obligación de enseñar a nuestros niños a vivir en sociedad.

Educación y mundo moderno.

Para educar, tenemos el ejemplo de la educación que nos han dado nuestros propios padres, pero el mundo de hoy en día no es igual que hace 30 años. Desempleo, inseguridad, conflicto… en una sociedad incierta,  donde la familia es más un valor-refugio.

¿Es incorrecto querer ofrecer siempre lo mejor a nuestro hijo? Las tentaciones abundan en nuestra sociedad de consumo: existe la publicidad que nos muestra que la felicidad es COMPRAR…

Como primer consejo, podemos empezar a quitarnos de la cabeza, esta idea, que amamos más a nuestros hijos cuando respondemos a todos sus deseos. No nos preguntamos si realmente lo que nos pide nuestro hijo es solo algo material.

En el caso que si, como padres, podemos empezar a educar a nuestro hijo querido con el valor del dinero. Por ejemplo, pactar con él, de darle una cantidad fija al mes para sus necesidades propias que muchas veces son juguetes, caramelos… obligándose a economizar cada mes el dinero hasta llegar a la suma del valor de dicho deseo. Es una buena manera de educarle con el dinero. Ya veréis que cuando es él, el que tiene que gastar su propio dinero, se lo piensa dos veces antes de comprar cualquier cosa, os van a sorprender.

Me gustaría que me dejaran un comentario sobre este artículo que acaba de leer y también cuénteme un poco y dígame cuál es su principal frustración  a la hora de educar o criar su(s) hijo(a)s, YO personalmente estaré contestando sus preguntas y comentarios.

Gracias.

Axelle Clement.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.